jueves, 4 de diciembre de 2008

De apariciones marianas



10 días de inanición deportiva. Mis piernas gimotean tenuemente y yo, ay mísera de mí, ay infelice, apuro remedios y distracciones que aplaquen su hambre y dolor.

Fiebre del sábado noche; acudí a un traumatólogo de urgencia. Tras tumbarme en la camilla y remangarme los vaqueros, comenzó a acariciar mis suaves y recién depiladas piernas no con eróticas intenciones, sino para averiguar qué demonios se oculta tras ellas. Imaginaba violentos masajeos y una exploración casi hostil para que la verdad aflorara y sin embargo, unos torpes toqueteos de inexperto colegial bastaron para confirmar la ausencia de periostitis sin precisar que ocurre en la parte inferior de mi cuerpo. Ibuprofeno a toneladas y algún relajante muscular que me haga babear son sus recomendaciones. Ni hablar de correr.

10 años de estudios universitarios avalan semejante diagnóstico. No necesité yo tanto para llegar a idéntica conclusión.

Y aquí estoy. En el mismo jodido punto. 10 días después, con menos dolores pero sin visos de recuperación. Como en el cuento, sin saber qué camino escoger ; optar por un médico deportivo privado que me exprima y me saque los cuartos, acudir a un fisioterapeuta que me meta mano como dios manda, o algún podólogo que me confeccione unas plantillas como sastre que cose un traje a medida.

La gente no cree en lo invisible. Lo que no se ve no existe. Incrédulos les digo yo. Algo así ha ocurrido en mis piernas. Una aparición mariana en toda regla. Ahora soy la Bernadette del atletismo popular y predico una verdad que sólo yo conozco resultando imperceptible a los demás.

Manifiéstate o desaparece para siempre!!

10 comentarios:

Saturnino dijo...

Visites a quien visites todos te van a decir lo mismo “de correr nada”, así cualquiera….apagada la brasa apagado el fuego, pero nadie te pone un remedio.
Estas lesiones curan con un buen descanso y después empezando a correr poco a poco.
Nadie mejor que nosotros mismos para conocer nuestro cuerpo. Ten paciencia que es la madre de todas las ciencias.
Un saludo.

jota dijo...

yo tengo un amigo q hace unas piernas de madera buenisimas , si quieres hablo con el ,eso si madera noble nada de pino barato

Correoradelamuerte dijo...

Pues a mí me dicho el Fisio del ambulatorio que corra cuesta arriba. No sé si porque tiene la lista llena...

Grimo runner dijo...

Toda la razón para Saturnino, nadie mejor que tu para conocer tu cuerpo, eso si un buen fisio acorta los tiempos de recuperación. Un beso.

IRISHDECAI dijo...

Mi consejo y el que yo sigo al pie de la letra, es el Osteopata o el Fisio. Lo dificil es dar con uno bueno y que pase a formar parte de tu rutina de entrenos y que sea el unico por el que te dejas meter mano. Actualmente me estoy tratando de unos inquietantes dolorcillos en el Pubis, que anteceden a una Pubalgia en condiciones, pero una parada a tiempo y unos buenos ejercicios ayudan. lo dificil es mantenernos quietos. Animo

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

No te sientas sola y desamparada. Somos bastantes los que estamos de “descanso forzoso”. Ya vendrán mejores tiempos. Que sea leve.

Mondo Gitane dijo...

Me sumo a los buenos deseos de estas opinionadas personas, es fundamental descansar (o correr cuesta arriba, como Correora) y más adelante, se verá. Tambíén le iría bien pasar a deporte de interior para no perder el tono muscular y de paso reírse un rato, que los parones le ponen a uno tristón.
Muy bien traído lo de Bernadette, pero nadie se ha enterado. País.

torcas dijo...

Animo Whitetower, siempre quedan carreras por correr, pero lo importante es, a veces, saber parar para recuperarse. Yo también creo en los fisios (si necesitas recomendaciones escribeme; torcas59@gmail.com). Un saludo,

Jose

carmencita dijo...

Ya vendrán mejores tiempos, eso mismo me digo yo.

Gracias a todos por vuestros consejos y ánimos. Y gracias Jose por tu interés. Ya he visitado a un fisio y la verdad es que ahora mismo no me molesta nada, pero me ha dicho que espere unos días más, hasta después de una segunda sesión.

Veremos qué pasa. Besos

Anónimo dijo...

Bueno, ¿y progresa la recuperación? Creo que nos vemos el 21 (o coincidiremos en la misma carrera, al menos) ¿no? ¿O no te ves para participar?